martes, 24 de enero de 2012

Transformaciones locales y globales

Especial para Mercado Negro 

Santiago, 2002

Ingtroducción
Las transnacionales y su ejército super tecnologizado -el de los yanquis y sus aliados- jámás permitirán que surjan gobiernos globales ciudadanos que controlen sus excesos. Antes volverán a asesinar como están acostumbrados a hacerlo, acusando a sus víctimas de terroristas....

La globalización, según Held , es un fenómeno multidimensional y complejo que incluye una cantidad apreciable de elementos que aparecen interconectados entre sí. Sin una clara definición de lugar y tiempo.  Más aún,  la vida real hace suponer que algunos de sus componentes no tienen una clara relación con el resto de los integrantes del sistema, dándole con ello complejidad a esta asociatividad de elementos. Esta situación obliga a que las organizaciones e instituciones tanto nacionales como transnacionales que encarnan la globalización sean sometidas a intentos de intensos controles y regulaciones de carácter político y económico, muchos de ellos sin ningún resultado.     
           
Los éxitos logrados por la globalización han provocado significativos cambios en las distintas esferas de la vida internacional y nacional. Se ha trastocado la vida económica de cada nación al globalizarse los mercados. Ello ha traído como consecuencias serios trastornos sociales al introducir el trabajo con fuerte aplicación de conocimientos por una parte, y masificar la precarización laboral en grandes mayorías de trabajadores por otra. Han existidos cambios culturales importantes, siendo la identidad nacional transfigurada permanentemente 

Toda la situación antes descrita ha gatillado profundas reformas en la interconexión regional y global con el nacimiento de diversas redes gubernamentales y/o de agencias gubernamental de diversa intensidad y profundidad. Ello está provocando un fuerte debilitamiento de los Estados-Nacionales que los obliga a replantearse constantemente su forma de organizarse y de actuar y a recrearse sin cesar. Dichos cambios entrañan, según Held, entre otras transformaciones la internacionalización de la seguridad, la transnacionalización de programas de defensa, las alteraciones del medio ambiente o la revolución en la tecnología de las comunicaciones y la información. 

El autor que analizamos señala que hoy días los problemas sociales, políticos, económicos y culturales se han globalizado, disminuyendo con ello las competencias del Estado tradicional en su gestión o solución. ¿ Cuál es el rol, entonces, de los Estados Nacionales en la época de la globalización? Está claro que su incidencia en estos problemas ha disminuido. Podríamos señalar que sólo administran localmente lo que otros generan globalmente. Esto implica que las principales tendencias del desarrollo de la sociedad planetaria se generan en los centros hegemónicos dominados por las grandes transnacionales, los sectores financieros especulativos y la industria de la guerra moderna.

La apertura de los mercados, la regulación o desregulación, el adelgazamiento del Estado, la fijación de impuestos, la reforma educacional y tantas otras medidas propias del Estado Nacional que lo hacían aparecer como omnipotente y omnipresente en el pasado, hoy día no son sino meros ecos necesarios transformadas en medidas locales no para asegurar el desarrollo del pueblo nacional, sino para asegurar la mejor rentabilidad a los dueños transnacionales del capital intelectual. Todo lo anterior nos muestra que estamos a las puertas de profundas transformaciones complejas y multidimensionales tanto en la vida nacional como transnacional que se manifiesta principalmente en cambios en el ordenamiento político-jurídico e institucional de los Estados Nacionales, como asimismo en el ordenamiento político y jurídico regional y global..  

La “democracia” contradictoria que se avecina                
Estamos a las puertas de cambios importantes en la democracia. La crisis del Estado-Nación genera ingobernalidad. El Gobierno Nacional ya no es eficaz porque desde su lejanía no es capaz de entender, y por ello resolver los problemas de regiones y localidades. Sólo las organizaciones político-sociales  que se encuentran en la cercanía de los problemas serán capaces de generar y aplicar con éxito políticas adecuadas.                

Pero el Gobierno Nacional ya no sólo es ineficaz dentro de su territorio, también es débil en el plano transnacional para enfrentar a las grandes corporaciones manejados por el capital financiero especulativo.  Un nuevo orden mundial se hace necesario que regule la actividad y las amenazas de estos sectores que tienden a dominar la humanidad y la naturaleza.                

Otro aspecto es el surgimiento de un importantes número de instituciones no gubernamentales que se empiezan a preocupar de los problemas vitales de la humanidad, adquiriendo una potente voz en el plano internacional, obligando a los gobiernos locales a tenerlos presentes en el momento de la toma de decisiones. Los problemas étnicos y de otras minorías, problemas medioambientales, éticos, fronterizos y otros son solucionados con la mirada atenta de estas organizaciones.                

Con todo lo anterior sucediendo, es posible afirmar que la soberanía del Estado esta siendo afectada. Las decisiones de organizamos internacionales obligan a los Estados-nacionales a ajustar su ordenamiento político-jurídico cambiando leyes, respetando nuevos derechos y creando instituciones novedosas en las esferas sociales, culturales y económicas. Como podemos ver, el símbolo de la democracia expresado en el voto popular o la representación empiezan a trasladarse hacia otros horizontes. Hoy es más importante respetar la legalidad internacional que la voluntad popular, legalidad siempre desplegada a favor hasta hoy  de los intereses de aquellos que dominan el planeta. Por una parte los intereses de las grandes transnacionales, por otra, los intereses de los pueblos. En el choque de estos dos intereses está surgiendo una nueva democracia. El asunto es , como siempre, quién vence a quién. 

El proyecto de gobierno cosmopolita 
En esta disyuntiva, Del Alamo señala que Held  propone una nueva democracia que se expresa en   .”una concepción cosmopolita de gobierno democrático. Este planteamiento concibe al ciudadano no simplemente como persona dentro del Estado sino como persona capaz de mediar entre tradiciones nacionales, comunidades diversas y estilos de vida alternativos.(…) De este modo, las entidades políticas que puedan “argumentar desde el punto de vista de otros” podrían estar mejor equipadas para resolver, (…), las nuevas y desafiantes cuestiones y procesos que van implícitos en la transformación globalizadora. (…)

De este modo, la condición de ciudadano no se limitaría a la propia comunidad, sino también a las regiones más amplias en las que se reside, y en extensión del orden global general. Para ello, este planteamiento considera necesaria la creación de instituciones que sean capaces de reflejar la multiplicidad de asuntos, cuestiones y problemas que ligan a las personas entre sí al margen de la nación-Estado donde hayan nacido o se hayan criado”. 

Para alcanzar dicha propuesta de gobierno cosmopolita, Held propone ampliar la legislación internacional que regule la actividad económica y financiera transnacional y la creación de nuevas agencias que ejecuten este mandato, si se tiene presente el rol jugado por instituciones internacional como el BM y el FMI en el despliegue y fortalecimiento de la globalización con carácter neoliberal. Sería una nueva autoridad internacional capaz de regular la actividad económico-financiera transnacional. Sin embargo todos sabemos cual es la reacción actual del capital especulativo transnacional ante cualquier intento de limitarlo en sus voraces ansias de fogacitar todo aquello que le permita crecer: guerras, golpes de Estado, asesinatos, hambruna, etc.  

Conclusión 
Del Alamo señala que Held  concluye que ..”muchas de nuestras actuales ideas políticas deben ser reconsideradas. El hecho de vivir en un mundo caracterizado por la intensificación de formas de política global y gobierno plural provoca que las tradiciones democráticas y nacionales queden alteradas. Por tanto, es necesaria la creación, según este autor, de nuevos mecanismo legales y organizativos si queremos que prosperen la democracia y las propias comunidades políticas. Ciertos problemas y medidas tendrán que seguir siendo responsabilidad de los gobiernos locales y los Estados nacionales; pero habrá otros que se reconocerán como propios de regiones específicas y se entenderá que hay otros más que exigen nuevas disposiciones institucionales para abordarlos”.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger